LA GRAN BABILONIA DEL FIN Y SU PRÓXIMA DESTRUCCIÓN
(De las páginas de un cristiano)

http://elamordejesus.mforos.com/

ÚLTIMOS ANUNCIOS DEL CASTIGO DE LA GRAN BABILONIA DEL FIN

 

Hace cerca de 2000 años, el apóstol Juan nos profetizó que en los tiempos del Fin aparecería en el mundo un imperio de terror al que él llamó "la Gran Babilonia".  En el capítulo XVII del libro del Apocalipsis, el apóstol nos escribe que ve una mujer sentada sobre una Bestia. Esta Bestia tenía diez cuernos y siete cabezas (alianza de naciones poderosas en el tiempo del Fin). Este libro del Apocalipsis nos narra lo que un ángel le va explicando a Juan en cuanto a la visión de las Bestias (imperios poderosos del mundo en el tiempo del fin).   

 

CONDENACIÓN DE LA GRAN BABILONIA DEL TIEMPO DEL FIN

 

Las señales que nos entrega esta profecía nos hacen pensar que nos avisa de los acontecimientos que el mundo ha vivido, está viviendo y vivirá en este año (2012) y en los años próximos que se pueden suceder si Dios quiere.

 

Para muchos grupos religiosos, esta profecía de la Gran Babilonia se refiere a la religión de los emperadores de Roma, los cuáles impusieron su religión desde el siglo IV, religión a la que llamaron "cristiana" .  Esta religión de los emperadores de Roma fue un imperio terrible en los tiempos de la Edad Media y siglos posteriores, pues impuso sistemas de terror y de inquisiciones que dejaron aterrorizado al mundo..., pero aquel poder religioso ya cayó y con él también cayó su poder babilónico...  En estos últimos siglos han aparecido otros imperios mucho más poderosos que aquel viejo imperio de Roma, como por ejemplo:  el imperio anglo-americano;  Rusia y su imperio comunista, al que algunas religiones han llamado "la Bestia Roja";  el imperio chino...  En fin, cada religión quiere ver en sus enemigos el imperio profetizado de la Gran Babilonia...  Pero la profecía aún está presente esperando que los hombres de buena voluntad encuentren el sentido de todas sus señales para poder descubrir quién es la gran Babilonia y el porqué de su destrucción que parece muy próxima.

 

El imperio babilónico del fin, según la profecía, es el imperio más poderoso de todos los tiempos y es el que domina sobre muchas naciones del mundo y tiene como símbolo la figura de una reina.  Ahora vamos a ver lo que dice el Ángel que habla con el apóstol Juan para poder descubrir de qué imperio nos habla el libro del Apocalipsis:

 

"Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han prostituído los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su prostitución. Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su prostitución; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro". (Apocalipsis 17:1-6)

 

Interpretación:  


El ángel del Señor le muestra al apóstol Juan la sentencia contra este imperio de terror: "Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han prostituído los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su prostitución".   Con esta reina babilónica o este imperio babilónico del fin, según nos dice la escritura se contaminaron muchos moradores de la tierra, pues arrastrados por su lujo, por su codicia y por sus leyes contrarias a los piadosos mandamientos de Jesucristo, dejaron de seguir el camino de la paz y del amor que obra por la misericordia...

 

"Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos".   El apóstol ve a una mujer que está sentada sobre una Bestia.  La Bestia es símbolo de imperio de terror, de ejércitos, de muerte y de guerra.   Esta Bestia (pueblos preparados para la guerra) tenía siete cabezas y diez cuernos.  En estos tiempos del fin en que vivimos, en el mundo hay siete imperios preparados para la guerra.  Todos tienen ejércitos y armas de destrucción masiva:  misiles, bombas atómicas y otras armas poderosas.  Hoy en día, los ejércitos más poderosos del mundo son siete:  Norteamérica, Inglaterra y Francia, en occidente;  y en oriente:  China, Rusia, India y Pakistán.  Estos son los siete ejércitos más poderosos del mundo, y a todos les une la misma causa:  los ejércitos y las armas terribles preparados para la guerra...  Estos son las siete cabezas del poder del mundo, pero además de estos siete poderes también están los diez cuernos de la Bestia, que son simbólicos de otras muchas naciones menores que apoyan a las siete naciones poderosas (las siete cabezas) preparadas para la guerra.

 

Como símbolo principal de todos estos imperios preparados para la guerra, se encuentra una mujer, de la que el apóstol Juan nos dice lo siguiente:

 

"Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su prostitución; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

 

Esta mujer vestida de púrpura y escarlata está sentada como reina y adornada con oro y con joyas para deslumbrar al mundo, y en su frente aparecen nombres terribles que son un misterio, pero que a las personas de buena voluntad les avisan para que no la adoren y para que sigan fieles a la misericordiosa enseñanza de Jesucristo.

 

En este imperio babilónico del fin también habría una persecución muy grande contra los cristianos verdaderos que aman a Jesús: "Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús". Este gobierno poderoso simbolizado en una mujer vestida como una reina y adornada con toda clase de lujos nos dice la escritura que sería muy cruel con todos aquellos cristianos que tengan el amor, la misericordia, el perdón y la paz como la verdadera Ley de Dios (los santos).  

 

Estos santos serán fieles a las enseñanzas y el ejemplo de paz que nos entregó Jesucristo: no seguirán religiones falsas..., no impondrán sistemas de terror ni impondrán penas de muerte como si fueran Ley de Dios, pues Jesucristo nos dijo "No matarás", y tampoco impondrán esclavitud a sus semejantes, esto es, no serán unos muy ricos y otros muy pobres sino que tendrán sus bienes en común e intentarán entregar a cada uno según su necesidad. Esta clase de religión sólo la vivieron los primeros cristianos, y después de ellos ningún gobierno volvió a permitirla... Muchos hombres de buena voluntad a través de los tiempos intentaron vivir en algunas ocasiones la comunidad de los primeros cristianos, pero siempre fueron muy perseguidos.

 

LA BESTIA QUE ERA, QUE NO ES Y QUE VUELVE A APARECER

En cuanto al misterio de esta Bestia, el apóstol Juan nos dice:


"Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos. La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será".
(Apocalipsis 17:7-8)


Interpretación:

 

Esta Bestia con siete cabezas y diez cuernos donde se asienta la reina babilónica era un imperio del mundo, y no es, porque ya cayó cuando cayó el imperio romano, pero vuelve a aparecer subiendo del abismo para que en los tiempos del fin vaya a su perdición: "La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición".  Esta Bestia reunirá a muchos pueblos poderosos para mantener al mundo en guerra (a los siete imperios más poderosos del mundo y a otros muchos pueblos (los diez cuernos) arrastrados por ellos)...  El libro del Apocalipsis nos sigue diciendo:


"Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia".  
(Apocalipsis 17:9-12)

 

Interpretación:

 

"Las siete cabezas son siete montes", las siete naciones más poderosas del mundo preparadas para la guerra y "sobre los cuales se sienta la mujer", que es la reina babilónica..."y son siete reyes. Cinco de ellos han caído", esto es, perdieron su realeza, "uno es", esto es, el reino de la reina babilónica,  "y el otro aún no ha venido".  Este último reino parece que ya ha venido (este reino se ha formado en estos últimos siglos) y es fiel seguidor de la reina babilónica... "y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo".  El mundo está sentado sobre un polvorín repleto de armas atómicas y sólo Dios sabe cuánto puede durar este mundo...  "La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición".  La Bestia que era y no es, parece ser que es la magia antigua, los poderes ocultos, el satanismo y todo aquello que quiere apartar a los pueblos del amor que se le debe a Jesucristo.  Por eso, nos dice la escritura que esta Bestia era, no es y vuelve a aparecer, esto es, "y está para subir del abismo e ir a perdición".  La escritura también nos dice lo que son los diez cuernos:  "Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia".   Los diez cuernos (muchos pueblos y reyes), que reinarán en su día junto con la Bestia, serán todos dominados por la cabeza principal de la Bestia, que los llevará a todos hacia la guerra del fin si Dios no lo remedia.


LOS SIETE GRANDES DEL MUNDO


Esta profecía nos habla de una gran ciudad que domina sobre siete pueblos poderosos (las siete cabezas de la Bestia).   Desde hace muchos años, el mundo nos habla de los siete grandes, siete naciones poderosas que dominan en el mundo por su poder, su comercio y su influencia política y económica...  Pero estos siete grandes de la economía del mundo sólo son una parte simbólica de lo que es el gran poder del mundo en cuanto a su poder económico y su poder militar, pues en estos tiempos del fin el poder de las naciones se mide por su poder militar, y el poder militar del mundo, que es el poder de la Bestia (la Bestia significa guerra) son los pueblos que hemos recordado anteriormente:  Inglaterra, Norteamérica y Francia, en occidente;  y Rusia, China, India y Pakistán, en oriente;  pues estas naciones, aunque parecen enfrentadas entre sí algunas de ellas, sin embargo, todas están unidas en un mismo propósito, esto es, preparadas para la guerra, que es la Bestia que domina en todas ellas.    La escritura nos dice:


"Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles".  
(Apocalipsis 17:13-14)


Interpretación:    

 

La Bestia es la guerra...  "entregarán su poder y su autoridad a la bestia", esto es entregarán su poder a la guerra.  Jesucristo es el Príncipe de la Paz.   Por eso, todas estas naciones poderosas pelean contra el Cordero, porque estas naciones hacen la guerra, son parte de la Bestia (la guerra), entonces están en contra de la Paz de Jesucristo.

 

El Cordero es Jesucristo, y Jesucristo, cuando venga en su Segunda Venida, vencerá a todo el poder del mundo que alimenta la guerra. Y los que se mantengan fieles al Evangelio, serán llamados elegidos y fieles.   La paz alimenta a la paz, y la guerra alimenta a la guerra.  Por eso, las naciones adoradoras de la guerra (de la Bestia) harán la guerra contra sus enemigos, y cuando venzan a sus enemigos también harán la guerra entre ellos porque ninguna nación amará a la nación que les domina, porque el odio y la guerra dominará sobre todas estas naciones.  Por eso, la escritura así nos dice:


"Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra".  
(Apocalipsis 17:15-18)


Interpretación:  


Estos poderes sobre los que se sienta la mujer "son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas"... "Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra".   Aquí también vemos que en todo esto hay una mujer que reina y que es símbolo de una ciudad, y además reina sobre los reyes de la Tierra que viven para la guerra (para la Bestia).  Muchas religiones llamadas "cristianas" dominadas por los señores de la guerra (la Bestia) intentarán hacer ver por todos los medios que las guerras, las penas de muerte y la esclavitud (la desigualdad) fueron mandadas por Dios a los hombres.  No harán caso de los piadosos mandamientos del Evangelio (la verdadera Ley de Dios) e impondrán cuando les interese las leyes de muerte y de esclavitud escritas en el viejo testamento:  abandonarán la Ley de Jesucristo y se volverán de nuevo a los preceptos del viejo testamento que Jesucristo abolió, preceptos que Jesucristo abolió porque no eran Ley de Dios.


LA CAÍDA DEL IMPERIO BABILÓNICO


"Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible".
(Apocalipsis 18:1-2)


Interpretación:  


La caída del imperio babilónico será por su orgullo y su crueldad, y también será debido a que se ha hecho lugar donde habitan los demonios. En este imperio del fin (imperio babilónico en guerra que se ha impuesto en el mundo) se propagará la adoración a los demonios. En estos tiempos tan avanzados que vivimos, el amor a Jesucristo va disminuyendo en el mundo mientras que los cuentos, películas y libros de demonios, "vampiros" y otros inventos demoníacos, como son la adoración a las armas, a las guerras y el matar a las personas, se imponen en el mundo y van en aumento como si estas cosas fueran la justicia y la ley que han recibido los hombres. Poco se habla en estos días de la Ley de Jesucristo, que nos manda perdonar a nuestros hermanos y amarlos con caridad, y que especialmente nos manda "No matarás"   (Mateo 19:18). El libro del Apocalipsis nos sigue diciendo:


"Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su prostitución; y los reyes de la tierra han prostituído con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites".  
(Apocalipsis18:3)


Interpretación:  


Parece ser que con este imperio del fin estarán también las naciones siendo infieles a Dios (preparadas para entregarse a la guerra, esto es, para entregarse a la Bestia)..., y los comerciantes de la tierra se enriquecerán con ella despreciando las enseñanzas de Jesucristo.


"Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades. Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble".
(Apocalipsis 18:4-6)


Interpretación:  


El apóstol Juan oye una voz del cielo que decía: "Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas"... Las personas fieles a Jesucristo, cuando descubran estas cosas que pasan en el mundo, deben abandonar la corrupción que viven estos pueblos que se alimentan de la guerra, de los castigos  terribles que imponen a los indefensos y del sistema de vida que imponen donde los que dominan en las naciones son muy ricos y se ponen grandes salarios mientras que la mayoría del pueblo vive en la miseria o, en el mejor de los casos, trabajando como esclavos sólo por la comida..


"Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga".  
(Apocalipsis 18:7-8)


Interpretación:  


¿Por qué, siendo la mujer una ciudad, ahora se dice a sí misma: "Estoy sentada como reina y no soy viuda"...?   Nos ha dicho el Ángel que la mujer es una ciudad; pero, ¿no será también que la ciudad esté simbolizada por una reina que manda y que no es viuda...? Nada dice al respecto el capítulo; el único indicio es el de "Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto"...  Y éste es el misterio: Esta mujer o gran ciudad está sentada como reina y no es viuda. Normalmente, la mujer de un rey reina cuando el rey muere. Estos casos en los que la mujer sea la reina de un pueblo mientras su marido vive "Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda"  han ocurrido pocas veces en la historia. Y si pensamos que esta reina es una ciudad, ¿quién es el esposo de esta ciudad?... ¿Un hombre poderoso?, ¿una organización?...   Sea lo que sea, parece ser que será un poder enemigo del verdadero Evangelio de Jesucristo, el cuál nos predica la Paz y el Amor.   

 

"Y los reyes de la tierra que se han prostituído con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio! Y los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías; mercadería de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol; y canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino, aceite, flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres. Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás. Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando, y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas! Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas".   (Apocalipsis 18:9-17)


Interpretación:  

 

Muchos hombres son los que se han enriquecido con la reina babilónica que domina sobre los imperios de la guerra, pero llorarán y se lamentarán por ello:  "Y los reyes de la tierra que se han prostituído con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!".   Son muchos creyentes de buena voluntad y de diferentes religiones los que sienten y manifiestan que el imperio de este mundo está pronto a desaparecer, por lo que nos dice el Evangelio y también por tantas profecías como son las que se están cumpliendo, así como esta profecía de la Gran Babilonia.   La escritura nos sigue diciendo:


"
Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos; y viendo el humo de su incendio, dieron voces, diciendo: ¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad? Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada! Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella".   (Apocalipsis 18:17-20)

 

Interpretación:  


Aquí vemos que, en la destrucción de esta ciudad, todos los pilotos, navegantes, los marineros, y los que trafican en el mar, se mantuvieron a distancia. Con estos detalles de las anteriores palabras queremos señalar que el texto anterior menciona sólo a personas que observan la destrucción de Babilonia desde el mar, y a ninguna que trafique por tierra. En otras palabras, se nos invita a suponer que Babilonia (la Babilonia del fin) es una isla: "todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos". La profecía nos sigue diciendo:


"Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada".  
(Apocalipsis 18:21)


Interpretación:  


Aquí hay otro indicio importante: "Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar". Como vemos, en estas últimas palabras se nos indica que este pueblo, en su destrucción, será como una gran piedra que se tira al mar.   Éste es otro detalle que nos hace suponer que el poder babilónico del fin se encuentra en una isla. La profecía nos sigue diciendo:


"Y voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en ti; y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en ti, ni ruido de molino se oirá más en ti. Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones. Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra".  
(Apocalipsis 18:22-24)

 

Interpretación:  


Esta parte de la profecía nos habla de músicos, arpistas, flautistas, trompeteros: "Y voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en ti"...  La gran Babilonia del fin también será una nación donde proliferarán los grupos musicales que aturdirán al mundo para que el mundo no tenga capacidad de pensar en la justicia que nos predicó Jesucristo...  "y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en ti, ni ruido de molino se oirá más en ti. Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra"...  Los mercaderes de LA GRAN BABILONIA también serán grandes en el mundo...  En este imperio también se desarrollarán muchas hechicerías (cuentos de magia) que invadirán el mundo ("pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones") para que los jóvenes se aparten del amor que se le debe al Evangelio de Jesucristo... Igualmente, en este imperio de terror se desarrollará una gran persecución contra los verdaderos cristianos: "Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos" (los que no participen en las guerras y que solo tengan como Ley la paz y el amor).

 

LAS LEYES DEL VIEJO TESTAMENTO O LA LEY DEL EVANGELIO ¿QUE CAMINO SEGUIR?...

 

Muchos imperios de guerra en el mundo se hacen llamar cristianos pero no hacen lo que manda Jesucristo (la Gran Babilonia del fin es uno de ellos)...,  prefieren seguir las leyes del viejo testamento que dicen que Dios mandó a los hombres que hicieran guerras y mataran a sus enemigos; en muchos casos aquellas leyes del viejo testamento mandaban matar a hombres, mujeres y niños de los pueblos vencidos...  No es esto lo que mandó Jesucristo, por lo tanto no es esto lo que mandó Dios desde el principio, porque Jesucristo es Dios y Él es el que nos enseña la verdadera Ley de Dios...  Dios desde el principio había entregado la Ley al pueblo elegido, pero los escribas y sacerdotes, antes de Jesucristo, la habían cambiado.  Los profetas así nos dicen:

 

"Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado" (Isaías 29,13).

 

"Aun la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, y la tórtola y la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida; pero mi pueblo no conoce el juicio de Yavé. ¿Cómo decís: Nosotros somos sabios, y la ley de Yavé está con nosotros? Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas." (Jeremías 8:7-9).

 

Y Jesucristo, recordando las palabras del profeta Isaías, también dijo:

 

"Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:
Este pueblo de labios me honra;
Mas su corazón está lejos de mí.
Pues en vano me honran,
Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres
".
(Mateo 15,7-9

 

Esto es lo que habían hecho los hombres codiciosos con la Ley de Dios, habían abandonado La Ley de la paz dada por Dios desde el principio y se habían entregado a las leyes de la guerra escritas en el viejo testamento... Jesucristo nos volvió a entregar la verdadera Ley de Dios y los hombres codiciosos después de Jesucristo se volvieron de nuevo a las leyes de muerte del viejo testamento que Jesucristo había abolido con la enseñanza del Evangelio y con su dolor cuando le crucificaron...  El Mundo con sus armas y sus ejércitos preparados para la guerra (para servir a la Bestia) puede sufrir grandes enfrentamientos armados que pueden traer mucho dolor a los pueblos de la tierra... Sólo Jesucristo (las enseñanzas misericordiosas del Evangelio) puede salvarnos de este gran desastre que amenaza a las naciones...  

 

ALEGRÍAS EN EL CIELO POR EL FIN DE BABILONIA LA GRANDE


"Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su prostitución, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella. Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: ¡Amén! ¡Aleluya! Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos
. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía".   (Apocalipsis 19:1-10)

 

EN AQUEL DÍA NO ALZARÁ ESPADA NACIÓN CONTRA NACIÓN

 

En aquel día, cuando reine Jesucristo sobre la tierra, no habrá guerras ni ejércitos preparados para matar a las personas y hacer guerras, porque el amor que obra por la misericordia se derramará por toda la Tierra:


" Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Yavé, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Yavé. Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y
volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra".   (Isaías 2:1-4)


"Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.   Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios".  
(Mateo 5:7-9)  
(Página de un cristiano)


Para más información, podéis visitar la siguiente dirección

http://elamordejesus.mforos.com/

Gracias, Dios mío.   Ven pronto, Señor.